CUM PRIVILEGIUS REGIS

C.P.R. [Con el Privilegio de los Reyes] es la estampilla que muchas de las estampas de Goya llevaban para protegerse de la censura oficial o eclesiástica, según los casos. Nunca un pintor o un grabador, tan real y crudo, retrató un siglo con semejante dureza e hizo mayor desacato a sus propios mecenas.

Que nadie se sorprenda. La mudanza de Goya al Reina Sofía que se inaugura mañana, no es más que el reconocimiento de la modernidad del autor. “Un pacto entre caballeros” como lo define Borja Villel, director MNCARS, permite la colaboración entre las dos principales pinacotecas de la capital. El director del Prado, Miguel Zugaza, tiene “la voluntad firme de mantener una colaboración abierta”. Bajo el título Fin de Siglo. La España Negra-España Blanca. Simbolismos se podrán observar quince grabados pertenecientes a la serie Los desastres de la guerra que hace tan solo unos meses sorprendía en la exposición celebrada en Sevilla en el Hospital de la Caridad.

Una buena noticia para los amantes de la estampa. Un acertado rincón para prestar atención.

Be Sociable, Share!
Esta entrada fue publicada en Actualidad, Concepto de Obra Gráfica Original, Exposiciones, General, Grandes grabadores y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a CUM PRIVILEGIUS REGIS

  1. Nao dijo:

    Nunca las estampas de Goya llevaron el C. P. R.

    • mmarbernal dijo:

      Nao, transcribo literalmente del libro CABO DE LA SIERRA, Gonzalo. “¿Qué es la obra gráfica original?” Cap. en Grabados, litografías y Serigrafías. Técnicas y procedimientos. Esti-Arte, Madrid, 1979, página 44, en el glosario cuando define CPR: “Cum privilegius Regis: patrocinio real de ua edición cuyos efectos podían cubrir aspectos económicos y sobre todo legales frente a la censura. En 1803 Goya se vio precisado a poner su serie los caprichos bajo el pabellón CPR para evitar posibles persecuciones” Saludos

  2. mmarbernal dijo:

    Nao, corroboraré el dato, creo recordar haberlo visto en una exposición que se celebró aquí en Sevilla sobre Los Caprichos.Pero independientemente de C.P.R, o A.P.D.R , otra similar, o ninguna, lo que sí es importante destacar son las continuas defensas que [quizá] necesitó la obra de Goya, dado su contenido. Desde las de su amigo Leandro Fernández de Moratín (6 de febrero de 1799) cuando en el anuncio de la venta de Los caprichos en e Diario de Madrid escribe lo que parece un intento de defender a Goya de posibles ataques o censuras, quitando concreción a las estampas, tanto a sus personajes como a lo representado. También es el artista quien escribe desde Burdeos a Joaquín Ferrer (20 de diciembre de1825) diciendo “Lo que me dice Usted de Los Caprichos no puede ser, porque las laminas las cedí al Rey más ha de 20 años como las demás cosas que he grabado que están en la Calcografía de Su Magestad, y con todo eso me acusaron a la Santa Inquisición ni yo las copiaría porque tengo mejores ocurrencias en el día para que se vendieran con más utilidad”. (Canellas, 1981) Son solo dos ejemplos. [Op. Cit Valeriano Bozal, Summa Artis. vol. XXXI, Espasa Calpe, Madrid, 1987. p.717]. Me agrada ver que el blog se convierte en un nexo de comunicación para los que amamos el grabado. Un saludo y muchas gracias por tu aportación.

  3. Nao dijo:

    En este tema Gonzalo Cabo se equivocó por completo. No pasa nada. No era historiador. Era un gran aficionado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *